MundoNoticias

Los almacenes de lujo que no pudieron competir con las ventas por internet

Barneys New York está situada en Madison Avenue, que cruza Manhattan de norte a sur y es conocida porque en ella se encuentran las tiendas de los diseñadores más prestigiosos de la moda.
Uno de los escenarios de «Sex and the City» y enseña de la opulencia en el corazón de Manhattan, la cadena de almacenes Barneys especializada en lujo y fundada en 1923 se declaró en bancarrota esta semana.

Tras sufrir durante años la caída de las ventas por la llegada de internet y la subida de los precios del alquiler de sus locales, los almacenes cerrarán 15 de sus 22 establecimientos en Estados Unidos, a la espera de un comprador que quiera quedarse con la parte del negocio que en los próximos meses tratará de sobrevivir.

Barneys, con 2.300 empleados en total, mantendrá abierta su icónica tienda en Madison Avenue (en Nueva York). La subida del alquiler de Madison Avenue pasó recientemente de US$16 a US$30 millones anuales.

La batalla contra el comercio electrónico. La feroz competencia de internet y el cambio de comportamiento de los consumidores hicieron perder a Barneys gran parte de sus clientes. Los minoristas tradicionales han estado perdiendo ventas durante la última década, debido a que el tráfico de los centros comerciales ha disminuido y los pedidos de comercio electrónico se han disparado.Además, los consumidores optan cada vez más por acudir a la marca directamente a realizar sus compras, en lugar de visitar los grandes almacenes que aglutinan varias firmas.

Mientras Amazon continúa aumentando su dominio de las ventas online, otras tiendas icónicas de Estados Unidos como J.C. Penney, Macy’s o Sears no han dejado de cerrar cientos de tiendas en los dos últimos años.

Comment here